Pollicipes pollicipes (Gmelin, 1790)

El percebe gallego es uno de los mariscos más apreciados por su intenso sabor a mar y por su dificultad para capturarlos. Se distingue del marroquí por su intenso color, por la roca granítica a la que está adherida y, por supuesto, por su sabor. Destaca por sus altos niveles de calcio, magnesio y potasio, y también por sus contenidos de tiamina y riboflavina.

CÁPTURA

Características técnicas

Carácteristica Descripción
Filo Crustáceo cirrópodo marino. Filtradores.
Dimensiones 4-12 cm
Morfología Posee un pedúnculo carnoso, protegido por una fuerte piel de color negro. Termina en una uña, formada por varias placas calcáreas. Carece de ojos. No tiene sistema circulatorio, por lo que capta oxigeno disuelto en el agua, por lo que cuanto más fría y batida está el agua más cantidad de oxigeno y, por tanto más valorados gastronómicamente.
Reproducción Hermafrodita. No se autofecunda, por esta razón su órgano reproductor masculino mide el doble que su cuerpo. Necesita realizar una serie de mudas para desarrollar su tamaño.
Hábitat Viven fijados a las rocas formando grupos, en zonas de fuertes resacas donde el mar rompe violentamente. Se fijan al sustrato por una sustancia segregada por las glándulas cementantes situadas tras la cabeza.
Alimentación Fitoplancton que se encuentra entre las rocas. Se alimenta mediante el cirro, una especie de pluma filamentosa que emerge de su uña en cada recogida de la ola. Puede moverse unas 140 veces por minuto.

Valor Nutricional

Componente por 100g
Energía (Kcal) 59
Proteínas (gr) 13,6
Hidratos de carbono (gr) 0
Fibra (gr) 0
Lípidos (gr) 0,5
    Colesterol (mg) 14
Calcio (mg) 126
Hierro (mg) 0,3
Magnesio (mg) 94
Sodio (mg) 18
Potasio (mg) 330
Fósforo (mg) 157
Selenio (µg) 28,8
Tiamina (mg) 0,3
Riboflavina (mg) 0,6

Añadir a la cesta

Percebe

Es uno de los mariscos más valorados por su intenso sabor a mar y por su dificultad para capturarlos.

Ver guía preparación